Estamos a Jueves 20 de Julio de 2017 - Su direccion IP : 54.92.128.223
Todo
Encuestas
Las personas más influyentes en la política Española?
  
Quienes Conectados ?
Tenemos 12 invitados Conectados
El crimen organizado
Escrito por JOSÉ LUIS Trasobares 08/07/2013   
lunes, 08 de julio de 2013
ImageJOSÉ LUIS Trasobares -Periódico de Aragón 08/07/2013-

Estoy convencido de que no existe posibilidad alguna de introducir valores positivos en la economía actual. La razón es simple: al habitual y siempre desmedido afán de lucro hemos de agregar hoy un manejo del capital a escala global directamente inspirado en las técnicas del crimen organizado. La gente de dinero (pero de dinero-dinero, no mindundis pequeñoburgueses) lleva dentro un Capone (o un superbárcenas, que diría aquél) dispuesto a engañar al fisco a cualquier precio. Los delitos contra las haciendas públicas son la carta de presentación de las élites. Celebrites, grandes especuladores, superempresarios, logreros, comisionistas, políticos de alto nivel traen y llevan su pasta por el mismo circuito en el que la mueven los traficantes de armas, drogas o personas, los asesinos, los dictadores, los ladrones y los servicios de inteligencia. Al final, los billetes son lavados por las mafias chinas, por los banqueros de la City o por los monseñores del Vaticano, capaces de fletar aviones para transportar los millones negros bajo sus impolutas sotanas.

Una ojeada a la feliz cúpula de la sociedad humana consolaría a cualquier honesto ladrón minorista. Podría felicitarse a sí mismo por su honradez y su ingenuidad. A la postre, entrar en un banco a punta de pistola (sobre todo si la fusca es de imitación) resulta mil veces más jodido y sincero que vender preferentes en un despacho de ese mismo banco. La mayoría de los estados han tirado la toalla, renuncian a meter en cintura al todopoderoso capital financiero (al contrario, se entregan a él). Los paraísos fiscales medran tranquilamente. Hace poco, el mismísimo Adif español decidió lanzar desde Irlanda una emisión de bonos para reducir los costes fiscales. La trampa sobrevuela sistemáticamente la ley. Delinquir parece una obligación moral de cualquier potencia o pseudopotencia que se precie.

Entenderán pues que lleve un tiempo cabreado de verdad. Cabreado y espeso. Así que con su permiso me tomo vacaciones. Me relajaré, haré turismo, tomaré cañitas al atardecer y sólo leeré ficción. A la semana que viene volveré con ustedes. Como nuevo.

Ultima actualizacion ( lunes, 08 de julio de 2013 )
La dictadura de los "mercados"
Escrito por ATTAC-España   
lunes, 17 de junio de 2013
Image

ATTAC-España renueva su compromiso de oponerse a la dictadura de los mercados estableciendo mecanismos de control ciudadano de las finanzas.

Durante los días 15 y 16 de junio ha tenido lugar en Valencia la Asamblea de Debate de ATTAC-España.

Cerca de 40 personas delegadas de las distintas asambleas locales de la organización en el Estado español, han debatido en Valencia sobre qué propuestas y estrategias impulsar para retomar el control ciudadano y democrático de la política y sus instituciones, usurpado por los agentes financieros y por instituciones no democráticas como la Troika (Comisión Europea, BCE y FMI), con la complicidad de los gobiernos neoliberales. La retransmisión en directo de los debates a través del portal de attac.tv ha posibilitado que un millar y medio de personas siguieran de forma integra las intervenciones y desarrollos del encuentro altermundista.

Entre los documentos aprobados destacan la propuesta de Implantación de una Banca Pública, desde una concepción del dinero como servicio público que permita el control democrático de la banca y el restablecimiento del flujo de crédito a la inversión productiva. En el documento presentado a debate se afirma: “La banca privada ya ha demostrado sobradamente que, buscando altas tasas de rentabilidad superiores a las que podría proporcionar la inversión en la economía real, ha incurrido en riesgos desmesurados que han causado los perversos efectos que la sociedad está sufriendo. Por ello, la Banca Pública no debe ser únicamente un medio legítimo que permita la apropiación de los beneficios por parte de la ciudadanía a través del Estado sino que debe ser parte de una estrategia más amplia que permita que aquella recupere el poder económico y democrático.”

Otra de las propuestas aceptadas por el conjunto de la organización ha sido el impulso de una profunda Reforma fiscal que introduzca el principio de suficiencia impositiva, junto con los de igualdad y progresividad que recoge el art. 31 de la Constitución Española. Este supondría que el nivel de gasto social que se considere imprescindible en nuestra sociedad sea lo que fije en los presupuestos el nivel impositivo global, y no a la inversa como sucede actualmente. Lugar destacado lo ocupan los mecanismos de lucha contra el fraude tributario y la evasión fiscal y nuevas figuras impositivas como un Impuesto unitario al beneficio de las Transnacionales o el ya conocido Impuesto sobre las Transacciones Financieras.
También se han abordado asuntos como el de la propuesta de implantación de una Renta Básica de Ciudadanía, o la conveniencia o no, para el conjunto de la ciudadanía, de mantener en el estado español la moneda única del Euro, los Procesos de Convergencia Ciudadana Antineoliberal y el papel de ATTAC-España en estos, acercando posiciones y construyendo consensos que permitan ejercer la función básica de Attac como movimiento de Educación Ciudadana en contra de las políticas neoliberales.

Por otra parte, la economista Carmen Castro toma el relevo en la coordinación del Consejo Científico de ATTAC-España, con una serie de propuestas para potenciar este espacio de creación de discurso al servicio de la organización y del conjunto de la ciudadanía.

ATTAC-España ha renovado su compromiso de oponerse a la dictadura de los mercados estableciendo mecanismos de control democrático de las finanzas y la economía, reivindicando el ejercicio de la política como actividad ciudadana y desde el convencimiento de que está en manos de la ciudadanía superar la ofensiva neoliberal que arrasa Europa, y de que OTRO MUNDO ES POSIBLE y NECESARIO.

Valencia, 16 de junio 2013
Ultima actualizacion ( lunes, 17 de junio de 2013 )
Unidad, Generosidad
Escrito por Juan Manuel Aragüés   
sábado, 25 de mayo de 2013
ImageJUAN MANUEL Aragüés, Profesor de Filosofía. Universidad de Zaragoza 24/05/2013

¿Adónde vamos?

No queremos protagonismo, queremos acabar con un gobierno que quiere acabar con nosotros

Así planteada, esta pregunta pudiera referirse a multitud de cuestiones. Pudiera plantear hacia dónde se dirige un país sumido en una profunda crisis y al que desde las ademocráticas instituciones europeas se le exigen cada día más recortes; pudiera referirse al proceso represivo que desde el Gobierno, a través de delegados de escaso perfil democrático, está llevando a reprimir con dureza injustificada la movilización ciudadana; pudiera hacer referencia a la profunda erosión del sistema democrático por culpa de una corrupción anidada en amplias estructuras sociales. Pero no. Por lo que me pregunto es por el horizonte que tiene la izquierda política y social para hacer frente a esta situación que casi cabe calificar de desesperada.

La pregunta viene a cuento de que, en las últimas semanas, en lugar de profundizar en vínculos unitarios entre quienes queremos hacer frente a las profundas agresiones del neoliberalismo, se han producido públicos desencuentros entre organizaciones y colectivos que, a mi entender, deben luchar por los mismos objetivos. Lo que ahora se mueve en la sociedad es muy amplio y plural, y ello obliga a extremar los ejercicios de respeto entre los participantes.

Lejos de eso, vemos, con profundo desagrado, cómo desde los sindicatos mayoritarios se descalifica a otros agentes sociales, cómo desde otros sindicatos se convocan movilizaciones sin esperar a consensos más amplios, cómo desde movimientos sociales se alimenta las desconfianza hacia organizaciones políticas y sindicales. Por resumirlo de manera apresurada: todo el mundo le mete el dedo en el ojo a todo el mundo.

Pues he de decir, y creo que no es mi opinión particular, que algunos estamos hartos de esos juegos. Bastante esfuerzo supone estar en la calle, hacer huelgas, perder salarios, como para que encima lo que se construye desde abajo otros lo destrocen desde arriba. Muchos, muchas, salimos a la calle sin pedirle el carnet a nadie, no nos importa si el que está al lado en la mani, en el escrache, es de un sindicato mayoritario o minoritario, de CHA, de IU o de IA, si está afiliado a algo o no. Lo único que nos importa es que está en la calle para denunciar ciertas políticas y para plantear alternativas. No queremos protagonismo, queremos acabar con un gobierno que quiere acabar con nosotros. Queremos hacer política con mayúsculas, no politiquillas de secta iluminada fuera de la cual no hay salvación. Porque aquí, o nos salvamos juntos o nos pasan por encima.

Es muy evidente que hay una amplia mayoría social que no comparte la política que se está aplicando. Desde la izquierda debemos ser capaces de dar cauce a ese malestar, debemos construir una propuesta de mínimos que aúne esas voluntades para hacer frente a la barbarie de corbata y mantilla. No solo tenemos una oportunidad histórica, sino una responsabilidad histórica. En educación, en sanidad, en servicios sociales, en muchos campos está claro lo que nos une. De una profunda estupidez e irresponsabilidad es anteponer cuestiones menores, protagonismos, desconfianzas, al trabajo en común. Generosidad es la palabra que debe presidir la acción de quienes tradicionalmente han monopolizado las movilizaciones; y quienes ahora, con ocasión de la crisis, han cobrado protagonismo, deben huir de toda actitud sectaria.

Unidad, unidad y unidad. Es la única receta para derrotar a estos nuevos bárbaros. No olvidemos, como parece ser nuestra tradición histórica, quién es el enemigo. El enemigo (sí, sí, enemigo, ellos, con sus políticas, se han colocado en ese lugar) es el que destroza el estado social, el enemigo es el que pone la Constitución al servicio de los bancos, el enemigo es el que reprime con aires autoritarios y fascistoides la movilización. Y frente a él es preciso colocar toda nuestra potencia democrática.

Por eso me pregunto: ¿adónde vamos? ¿A reeditar una historia de enfrentamientos y miserias? ¿O, como nos enseñaron las plazas del 15 M, a hacer frente común ante un estado de cosas que deploramos? A estas alturas, no debieran caber dudas. Esperemos que los acontecimientos de estos últimos días queden en mera anécdota y que sepamos discernir lo que es realmente importante. Otra cosa sería un verdadero suicidio.



Artículo publicado en El Periódico de Aragón el 24/5/2013
Ultima actualizacion ( sábado, 25 de mayo de 2013 )
<< Principio < Anterior 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 Siguiente > Fin >>