Estamos a Viernes 24 de Marzo de 2017 - Su direccion IP : 54.167.191.50
Todo arrow Colaboraciones arrow Colaboraciones arrow Un bosque de esqueletos en el fondo del mar
Un bosque de esqueletos en el fondo del mar Imprimir E-mail
Escrito por José Luis Trasobares   
domingo, 26 de abril de 2015
ImageUn bosque de esqueletos en el fondo del mar José Luis Trasobares 25/04/2015
En el oscuro fondo del Mediterráneo, a la altura del estrecho de Gibraltar o del Canal de Sicilia, crece un bosque de esqueletos. Las rotundas osamentas de los africanos varones se mezclan con las más frágiles de las mujeres ahogadas y tampoco faltan los niños, arbustos de marfil pulidos ahora por las aguas. Y ya ni siquiera África tiene la exclusiva en el terrible cultivo submarino: Asia también pone sus simientes llegadas del atormentado Oriente Medio o del lejano Indostán. Los jefes de la UE le dan vuelta a la situación (la matanza, el crimen), que refleja su incapacidad para resolver los problemas actuales. La opinión pública europea se estremece por un momento antes de volver a ocuparse de sus particulares asuntos. Los bienintencionados protestan y lamentan la aparente indiferencia colectiva ante el sistemático genocidio marino. Los cínicos se limitan a culpar de todo a las mafias de la emigración ilegal, confundiendo el efecto con la causa. Los miserables y los estúpidos aplauden la propuesta de utilizar drones para bombardear las futuras pateras en sus puertos de origen.

Lo más escalofriante, vistas las cosas con una mínima perspectiva, es que ni las autoridades ni muchos analistas estén siendo capaces de reflexionar en serio sobre la forma en que Occidente ha impulsado esa huida hacia nuestros países y ciudades, donde se supone que habita la riqueza. Que Libia, por ejemplo, se haya convertido en la base de partida de los barcos cuyo pasaje acaba incrementando el maldito bosque submarino no es casualidad. ¿Qué pueden decirnos al respecto los dirigentes y analistas que organizaron y jalearon la desestabilización de dicho país? ¿No tienen nada que explicar ante el hecho de que la dictadura de Gadafi haya sido sustituida por el fracaso del Estado, la guerra entre facciones, el yihadismo y la catástrofe? Por no hablar de Siria e Irak. O de las guerras africanas, azuzadas desde el exterior (en la zona no hay una sola fábrica de armas o municiones) por los civilizados traficantes de diamantes, de petróleo, de coltán, de madera... El bosque de esqueletos es, en gran medida, obra nuestra.
Ultima actualizacion ( domingo, 26 de abril de 2015 )