Estamos a Domingo 17 de Diciembre de 2017 - Su direccion IP : 54.226.132.197
Todo arrow Documentos arrow Memoria arrow Beatificaciones
Beatificaciones Imprimir E-mail
Escrito por Luz Germinal   
miércoles, 23 de octubre de 2013

BEATIFICACIONES


ImageLa cuestión de la Iglesia católica en el Estado monárquico español parece hasta el presente una batalla perdida para quien reclame la mínima dignidad y derecho de colocar en su sitio a esta Iglesia y en otro al Estado. La toma de partido al respecto desde hace más de treinta años por los gobiernos de turno, con su aval mayoritario recibido del parlamento, ha significado que, en sustancia, el nacionalcatolicismo oportunista y vengativo por el que apostó Franco continúe, aún con cambios de forma, campando por estos andurriales. Son los lodos que surgieron de los polvos de aquella Transición amañada, dirigida desde arriba por los transfigurados del “atado y bien atado”, con el maridaje sumiso de la socialdemocracia felipista y carrillista y toda la beatería concerniente a los partidos nacionalistas dominantes en la periferia vasca y catalana.
Hablando, pues, de beatos, la jerarquía católica no ceja en su empeño de hacerse valer y notar y en los últimos tiempos estamos viendo toda una serie de alardes, tanto en nuestra región (Barbastro), como en otras vecinas (Tarragona), consistentes en la exaltación religiosa hacia sus “mártires” proclamando su beatificación. Estos beatos no sé sí tendrían la espiritualidad y humanismo de Juan de Ávila, erasmista perseguido y encarcelado por la Inquisición. Pienso que algunos tendrían más de trabucaires y fanáticos , aunque otros fueran simplemente colaboradores o complacientes con ese orden superior aristocrático, que siempre defendieron, y que en la barbarie de la sublevación militar contra la República se hizo tan patente.
No querría entrar a polemizar sobre el comportamiento indebido del gobierno de turno del PP, que debería representar institucionalmente una separación de la Iglesia y el Estado, asistiendo a ese acto de Tarragona. Querría, más bien, caminar por una posición más estratégica, consistente en el deber de todo republicano o ciudadano laico de llegar a rechazar toda unión del trono y el altar, de alejarse de posiciones conformistas y acríticas de que todo vale por la táctica de obtener votos de la rutina socio-religiosa , etc. Por eso que estos actos últimos promovidos por la jerarquía católica española son más de lo mismo y de otros favores que todos los gobiernos de la democracia postfranquista le han proporcionado.
Veamos algunos ejemplos palmarios: El Concordato con el Vaticano, que a la dictadura franquista le costó obtener para ser avalado por la cabeza de esta Iglesia que se reclamaba la única, verdadera y universal, en una coyuntura desfavorable para Franco tras la derrota de los fascismos, ha seguido renovándose o refrendándose por los gobiernos que han existido posteriormente hasta el presente. Derivado de lo cual, como todos sabemos y hemos visto, es el mantenimiento económico de la Iglesia católica y la reparación de sus bienes en propiedad- iglesias , catedrales, etc.- por parte del Estado, para que todos los fieles celebren sus oficios, y algunos con boato, gratis ; la permisividad de adoctrinar en los centros de enseñanza en esta religión, admitiéndola incluso como asignatura de selección; la acción de conciertos con centros de enseñanza religiosos, en detrimento de la enseñanza o instrucción pública, para que también los fieles lleven a sus hijos a una enseñanza privada, con pago público, gratis; capellanes castrenses, monjas enfermeras y curas de consolación y últimos auxilios por todos los hospitales públicos, etc. etc.
No contenta la Iglesia con los favores recibidos, hemos visto en los últimos años que cuanto más les untaba el gobierno de Zapatero, más veíamos manifestaciones de obispos en las calles, en un estilo gamberro carpetovetónico o antediluviano, exigiendo su voz y su poder ante toda decisión civil del gobierno en temas sociales de corte tan científico en su naturaleza como son la legalización del aborto o el matrimonio entre parejas del género que sean. Así que tampoco es de extrañar que la vicepresidenta de La Vega hiciese tantos viajes al Vaticano o que antaño un hombre de la talla de Tierno Galván, agnóstico, aceptase pasar por la catedral de la Almudena bajo palio por eso de que también Madrid valía una misa. Por tanto, si la socialdemocracia con tantas legislaturas de gobierno- algunas con mayoría parlamentaria- ha pasteleado tanto con esa jerarquía eclesial comportándose como una derecha blanda, qué podremos esperar de una derecha verdadera, dura, como es el PP, que además tiene que atender y contentar a una parte importante de su electorado, nada liberal, fiel al tradicionalismo religioso, y de las JONS, eso sí, de misa gratis.
Volviendo a los beatificados, casi reitero decir, que a pesar del doble rasero que ejerce la jerarquía de la Iglesia española para con las víctimas de la guerra, elevando a los altares sólo a los que cree que fueron leales a la causa de su Cruzada, todo con la complacencia del gobierno de turno, no se le ha visto interceder o intervenir hacia las otras víctimas, gran parte soterradas en cunetas y lugares anónimos por ese “orden “ superior, aristócrata y cristiano, que ella siempre ha querido representar. Tampoco me consta que haya beatificado a otros curas, sin duda más cristianos y humanistas, que también fueron víctimas de la barbarie franquista. Sin embargo, no está en mi pensamiento plantear una reivindicación hacia la equiparación y el mismo rasero hacia todas las víctimas pasando por una bendición única eclesial. No hay que olvidar que muchos mártires por la libertad, defensores de la República social y democrática aplastada por el fascismo español e internacional, habían luchado también contra el oscurantismo religioso y los abusos seculares de una jerarquía católica alineada siempre con el poder de casta. Sería, pues, una mascarada y una traición a la memoria de estas víctimas, desenterrar sus restos para pasearlos por iglesias o catedrales y enterrarlos en cementerios llenos de cruces, en muchos casos, junto a sus verdugos. Que quede todo en el sitio adecuado y que cada familia tenga su derecho a recuperar a sus familiares y a honrarles, si pudiera ser, de acuerdo con las convicciones que profesaron en vida y por las cuales la entregaron.

Huesca, 21 de octubre de 2013.
Luz Germinal.
Esta imagen del convento de Santa Teresa parece una misa negra,
allí se concitan la bandera fascista española, la falangista,
la carlista, la italiana, la cruz gamada y la musulmana marroquí
con una imagen mariana. (Foto Plana, archivo DPH).